La definición estricta de la tarima es la de: una plataforma constituida esencialmente por dos pisos de madera unidos por un travesaño; existe un tipo que solo está constituido por un piso y tiene soportes o patas. La razón de ser de las tarimas (cargar) obliga a que su altura sea compatible con la manipulación de los montacargas.

Actualmente, la fabricación de las tarimas se realiza con diferentes materiales, no obstante el material más común es la madera. El uso de otro tipo de materiales se debe principalmente para disminuir los daños al medio ambiente por el uso excesivo de madera; algunas empresas optan por la restauración y reutilización de tarimas para evitar la erosión de nuestro planeta.

Existen distintos modelos de tarimas, y cada uno tiene un diseño pensado en su uso. Por ejemplo, existen las tarimas de doble capa con dos estradas que ayudan al mejor manejo de las transportadoras; también está el tipo stringer o de una sola cubierta, éstas son las más económicas y fáciles de acomodar dado su construcción; las tarimas con doble cubierta son aquellas que cuentan con dos camas de tablas distribuidas en igual distancia en los travesaños, su mayor ventaja es que puede utilizarse en cualquier lado.

Existen otros tipos de tarimas, y básicamente es una combinación de las diferentes formas de construcción y, como ya dijimos, de los usos a los que va destinada la plataforma.